Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso

No éramos Dylan y Ginsberg en procesión hacia la tumba de Kerouac, pero nos lo tomamos con la misma seriedad. Gabo me recogió en Bishop Arts en un camión de Fud. Lo atraparon conduciendo ebrio. Está

En los últimos treinta días he asistido a treinta reuniones de Adictos Anónimos para combatir mi dependencia del Protax, esa sustancia controlada que me hace descontrolarme y alucinar conspiraciones que me tienen en la mira. He

En un gerundio deliberado, como un carnaval de pasiones, como el desencadenamiento de una lujuria que hubiera estado amarrada por sexenios, se suceden en las yemas de sus dedos las texturas de los distintos papeles, con

Cuando el Señor Cerdo decidió compartir sus andanzas y enseñanzas en este espacio hace ya más de dos años, lo hizo por el simple hecho de compartir su sabiduría con seres menos afortunados que él, con

Con su incomparable talento para apreciar los fenómenos contemporáneos y

El Señor Cerdo procura con esmero balancear su apretada agenda

Al igual que el vecino de arriba, a su servidor Johnny Raudo también le ha llegado la hora de despedirse de este espacio. Un patrón nunca come patrón, así que no ahondaremos en las razones de

Si bien durante otras épocas históricas los patrones enfrentaron todo

Todo buen patrón sabe que no hay en los hechos

Club del Libro
Lecturas recomendadas
Enlaces patrocinados
1.-banner-pepe-y-tono
diplomado_GIFs
banner-revista-codigo-sexto-piso
Creación

1 Clitemnestra, tras haber asesinado a su esposo, le corta las manos. Se pone debajo de

El piano El no haber sido ni en niñez ni en juventud, ni en madurez; tampoco en el

Se cuentan de todos los colores sobre el fuego del número 14. Pero la verdad

SEXTO PISO TIMES Noticias que de tan falsas

SEXTO PISO TIMES Noticias que de tan falsas

Cuando yo era niño mi madre tenía un sólo temor: que de grande yo fuera

Te puede interesar

Hace algunas semanas leí en alguna publicación en línea que las ocho personas más ricas del mundo poseían una riqueza equivalente a la de la

Hay varias razones para considerar a este libro de Ernesto Kavi como un pequeño desafío al ámbito poético. Son tiempos de disolución —desvanecimiento en el

Mauro Godínez no se llama Mauro Godínez, pero dos razones impiden que ustedes conozcan su verdadero nombre. Primero: Mauro lo pidió. Segundo: Mauro es mi

Hojea nuestro último número
Reporte-SP-junio-portada-BAJA