Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

A «el Bowie de la Escandón»

Hola Ignacia,

pues fíjate que aquí entre nos, desde hace varios años me apodan «el Bowie de la Escandón», porque, además de que vivo en la Escandón y tengo los oclayos de dos colores distintos, me gusta maquillarme y vestirme bien estrafalario cuando salgo de noche, soy de sexualidad bien diversa, y pus aunque nunca he sido artista (la verdad es que, si me sincero contigo, soy lo que se llama un bueno para nada, pero pues a mucha honra), me gusta mucho hacerle a la mamada en todos los sentidos del término. Y pus ahora que se petateó el Bowie de a deveras, estoy pensando lanzar una carrera de imitador, igual que el Héctor Jackson que hasta llenó el Zócalo para que todos bailaran el Thriller como monstruitos hace un par de años. ¿Cómo la ves? Ahora con el YouTube y todo eso, se me hace que ni necesitaría aprender a tocar un instrumento, ¿tú me apoyas en mi lanzamiento de esta carrera?

Zacarías Martínez, a.k.a. «el Bowie de la Escandón»

Aaaaaay, ahora sí que lo he visto y oído todo. Ya me lo decía mi madre que este oficio del periodismo iba a ser bien ingrato. Bien me lo dijo que a los hombres no les gusta que los mujerones seamos independientes y exitosas y que les peleemos el lugar de la estrella de la casa pero no, claro, tonta de mí que no le hice caso. Ahorita podría estar dándome la gran vida en un departamento de Miami, mantenida por un empresario analfabeto pero de gran billetera, pero, en el fondo, me encanta sufrir, lo reconozco. Así que, heme aquí, mal ganándome la vida con los tres pesos que me pagan en esta revistucha donde ni siquiera soy valorada y, encima, ¡teniendo que contestar idioteces como la tuya, mi querido «Bowie de la Escandón»! Paciencia, Ignacia, paciencia, Be water… be water… be wateeeeeeeeer…

A ver mi Bowie, ora sí que ya me desahogué, pasemos a atender tu desvarío. O sea, en primer lugar, si el Bowie ese estaba bien zafado, y se dedicó toda su vida a andar corrompiendo a la juventud y a andar diseminando los mensajes de que si la droga y que si el sexo con lo que se te ponga enfrente y todo eso. ¿O sea, sí has visto el video ese donde sale con un payasito como intergaláctico, maquillado como el payaso Cepillín, y abrazando a su guitarrista como si fueran no sé qué? Mira, darling, la gente bien como yo nos pasamos la vida luchando contra esos rarines que tratan de llevar a nuestros hijos por el mal camino, en lugar de que sean hombres de familia que jueguen al golf y todo eso, y encima, ¡¡¡¿¿¿te atreves a preguntarme si apoyo que te conviertas en una mala imitación del pervertido ese???!!! Me dan ganas de pedirte tu dirección en la Escandón para mandarte a un primo que tengo que además de bien decente está bien fortachón, para que te dé un par de cachetadas guajoloteras a ver si te acomoda las canicas, o cuando menos a lo mejor te empareja los dos ojos del mismo color, para que ya no parezcas un miembro del freak show cada vez que te atreves a salir así a la calle.

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*