Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso

Señora Ignacia,

Soy un joven egresado de ingeniería en sistemas, con un MBA en una prestigiosa universidad gringa, y desde hace un par de años me mudé a San Francisco, donde tengo un súper trabajo en una start-up tecnológica. Pero la verdad es que estoy un poco decepcionado, porque yo pensé que aquí iba a recuperar los años perdidos estudiando y que las gringuitas me iban a llover por montones, pero entre los horarios de mi chamba, y que aquí predominan lo que en el argot llamamos «las 49’s» (porque son un 4 pero ellas creen que son un 9, jajaja, ¿a poco no está bien ingenioso?) , nomás me he llevado puras decepciones. Así que en esas andaba cuando leí el otro día que en Japón ya mucha gente joven tiene relaciones con personajes de realidad virtual. ¿Crees que deba darle una oportunidad a esta nueva modalidad amorosa?

Enrique Galindo

Ay Henrruchón, Henrruchón, Henrruchón. ¿Por dónde empezar contigo? A ver, déjame adivinar: seguro usas unos lentes de fondo de botella, y ya debes de tener tu joroba bien trabajada a fuerza de tanto estar tecleando en tu computadora. Y de tu musculatura y estilo de vestir, yo creo que mejor ni hablamos, ¿o no? O sea, no te lo digo por discriminarte, en primer lugar porque ni te conozco, ni tampoco es que te quiera hacer sentir mal, pero es que ya me tocaron algunas amigas que salieron con tecno-geeks como tú, que creen que sólo porque ahora les va muy bien con sus empresas de programitas y esas cosas, eso ya los convierte en unos partidazos irresistibles. Y sí, ya sé ya sé, que está de moda que actricillas y modelos anden con algunos de los más prominentes de tu especie, pero, o sea, come on, una cosa es ser el fundador de Google, y otra cosa es otra cosa. (A ver, por qué no pensamos en un apodo equivalente para ustedes. ¿Serían algo así como «los 100», porque se creen de 10 y en realidad son un cero a la izquierda en la cama, if you know what I mean).

Entonces, pa’ acabar pronto: porsupollo que te recomiendo que intentes probar una relación con una tipina de realidad virtual. ¿Qué no viste la película de Her con el Joaquin Phoenix, con la escena en donde la voz de la Scarlett Johansson pega unos gritos que nos dieron envidia hasta a las mujeres de carne y hueso? Ándale, no seas tímido e inténtalo. Es más, hasta puedes convertirte en una especie de Mauricio Garcés del Silicon Valley, y andar con varias chavas virtuales a la vez, maltratándolas y rompiéndoles el corazón cada que te dé la gana. Ahí me cuentas cómo te fue, pero nada más de ver las cosas que pones en tu carta, yo creo que va a ser lo más adecuado para darle salida a tu vida romántica.

Post Tags
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*