Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

A María Fernanda Álvarez de Buenrostro

Hola amiguis Igni,

¿cómo estás? Espero que bañada de luz en todos los rinconcitos de tu vida. Te escribo porque el otro día estaba leyendo en la Muy Interesante que un señor que como que había estudiado mucho en unas universidades muy forofas decía que en unos poquitos años ya iba a haber unos cyborgs que pudieran hacer todo el trabajo por los humanos, y que entonces ya nada más nosotros podíamos dedicarnos al ocio. Al principio me asusté, porque ni me imagino tener a mi marido todo el día aquí en la casa, pero luego me acordé de mis cursos de pensamiento positivo, y traté de buscar el lado amable. Y entonces fue que pensé que como de todas formas nuestros maridos gordos y borrachotes casi ni nos dan para el gasto (y cuando nos dan dura tan poquito y es tan feo que casi mejor que ni nos hubieran dado, la verdad, prima), a lo mejor nos pueden entrenar a unos de esos cyborgs para que ellos sí nos echen la mano en tiempos de necesidad. ¿Cómo ves, prima, crees que tenga esperanza en el futuro, o mejor me espero aquí sentadita y calladita?

María Fernanda Álvarez de Buenrostro

Mugre María Fernanda:
O sea mijita, voy a ser breve. No sé si es que me agarraste en un mal día, y pues la verdad es que puede ser, porque las hormonas ya no las hacen como antes. Si ese fuera el caso, es muy fácil, por qué no te vas a llorar con tu mamita. O sea, mira, una cosa es usar el Rabbit como esos mujerones de Sex and the City de vez en cuando para que a una no le salgan telarañas, pero tu perversión de los cyborgs no tiene cabida en la mente de una niña bien como lo soy yo. El día que un cyborg sea capaz de llorar borracho con una canción de Alejandro Fernández, como lo hace todo hombre digno de ser llamado así, hablamos. Mientras tanto, no me hagas perder ni mi tiempo ni el de mis lectorcitas y lectorcitos, que ya bastante perdiditos andan con cosas que sí merecen mi atención, y no como tus perversiones que sinceramente no le interesan a nadie. Abur.

Foto de JD Hancock en @Flickr

Post Tags
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*