Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso

Bailábamos sobre la tumba
de la argumentación, chocando las copas,
las cabezas,
a la muerte del silogismo, jugando damas chinas, rayuela, sobre las tablas de verdad, muertos
de risa por el rictus
horrorizado de las conclusiones.

Vagábamos como perros
por un cementerio de inferencias en ruinas.
Ladrándole a la luna de la inconsecuencia, mordiéndonos la cola en una doble negación,
deslizándonos en calcetines
por el mármol gastado de la lógica.

Y ahora,
después de tantos años, hay quien todavía nos pide un poco de congruencia…

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*