Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Circula entre esferas políticas propuesta para instaurar oficialmente la República Criminal Mexicana.

SEXTO PISO TIMES

Noticias que de tan falsas… podrían ser verdaderas

«Para qué nos hacemos tarugos, mejor aprendamos a aceptarnos como somos»: alto funcionario gubernanmental.

Este año que se cumplen cien años de la Constitución de 1917, por razones obvias se ha hablado mucho sobre su vigencia y pertinencia, y han surgido incontables declaraciones acerca de la necesidad de actualizar la carta magna para adecuarla a las cambiantes realidades de la nación. Es por ello que luego de una exhaustiva investigación,
el equipo de reporteros de Sexto Piso Times ha descubierto una propuesta que circula a los más altos niveles del gobierno federal, que cuenta con el beneplácito de los principales partidos políticos, para no solamente dotar a la nación de un nuevo orden jurídico, sino reemplazar radicalmente el actual, para ajustarlo a los talentos de los líderes políticos que nos han regido, nos rigen y nos regirán.

El borrador del documento, en poder de la redacción de Sexto Piso Times, explica que la interminable cadena de calamidades que han marcado a la historia contemporánea nacional se debe en el fondo a un vicio de origen, pues el establecimiento de una república constitucional, con derechos y obligaciones para todos, ha puesto en una mala posición a nuestra clase dirigente y, lo que es peor, nos ha costado muy caro como nación, pues se han malgastado y desaprovechado sus eminentes cualidades. A partir de ese razonamiento, la propuesta contempla modificar de tajo la base sociopolítica del sistema jurídico, para dejar de ser una república constitucional, y convertir a México en un país de vanguardia a nivel internacional, constituyéndolo formalmente como la primera República Criminal abiertamente reconocida de la historia de la humanidad. Entre las ventajas que se enumeran como parte del proyecto, destacan las siguientes:

En primer lugar, quedarían abolidas a perpetuidad las elecciones, y el acceso a los cargos se daría a la vieja usanza de las familias dedicadas al crimen a lo largo de varias Circula entre esferas políticas propuesta para instaurar oficialmente la República Criminal Mexicana. generaciones, combinando un sistema de sucesión dinástica y favoritismos, con las siempre presentes traiciones y asesinatos para modificar el orden natural de las cosas. De esa manera se estaría simplemente reconociendo en su cabal magnitud el fenómeno del cacicazgo, y se ahorrarían miles
de millones de pesos que actualmente se utilizan para el montaje de las campañas electorales, que podrían sin mayor trámite ser depositados en las cuentas en paraísos fiscales que conservan nuestras autoridades. Para sustituir el efecto catártico que tiene en la ciudadanía el ritual periódico de las elecciones, la propuesta contempla que cada fin de semana se juegue en una sede itinerante el clásico América-Chivas, a manera de satisfacción emocional sustituta.

Una segunda ventaja es que, al legalizar y normalizar absolutamente el derecho de la clase política a ejercer sus innatas dotes criminales, se ahorraría también una cantidad ingente de dinero en nombrar fiscales especiales, comisiones de la verdad, montar averiguaciones previas y denuncias penales, y también se dejaría de dar molestias
a instituciones como la Interpol que, confiaron fuentes exclusivas a Sexto Piso Times, se encuentran un poco cansadas del ciclo de tener que intensificar la búsqueda de políticos mexicanos en fuga cada vez que se aproxima una elección importante en nuestro país. Asimismo, se dejaría de desperdiciar el principal talento de nuestra clase política, permitiéndoles en adelante desplegar su inmensa creatividad para crear tramas y subtramas criminales que, comenta el documento, «poseen incluso un alto valor poético, si tan sólo aprendiéramos a apreciarlas en su justa dimensión».

Por último, al reconocer jurídicamente el estatuto criminal de nuestras autoridades, se encontrarían en una posición de igualdad frente a sus contrapartes de lo que actualmente se conoce como el crimen organizado, pues los cárteles ya no podrían monopolizar el uso del término, sino que bajo los nuevos términos, serían equivalentes jerárquicos, con lo cual podrían celebrar periódicamente cumbres cupulares como las que popularizara la trilogía de El padrino, para poder tomar conjuntamente las decisiones que afecten el rumbo de la nación.

Y, last but not least, la propuesta detalla también una ventaja en el aspecto de las relaciones internacionales, pues si
llegaran a prosperar las propuestas del presidente Trump de construir un muro fronterizo y abolir el TLC, nuestras exportaciones podrían llevarse a cabo de manera diligente a través de un complejo sistema de túneles, submarinos y otros métodos en uso, de manera que ni nuestros migrantes ni nuestra industria manufacturera sufrieran las consecuencias del proteccionismo del vecino del norte. La propuesta concluye con el lema de la República Criminal Mexicana que vendría a reemplazar al ya avejentado «¡Sufragio efectivo, no reelección!», que continúa apareciendo en documentos oficiales, optando en adelante por una versión más en sintonía con los tiempos que corren: «Porque el robo es nuestra forma de vida, ¡eliminemos las trabas que nos impiden expresarnos!». Amén.

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*