Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
Señor Cerdo

El Señor Cerdo

Cuando el Señor Cerdo decidió compartir sus andanzas y enseñanzas en este espacio hace ya más de dos años, lo hizo por el simple hecho de compartir su sabiduría con seres menos afortunados que él, con la esperanza de que su ejemplo pudiera servirles, si no para superarse ni mucho menos soñar en tener una existencia como la suya, al menos como faro, o incluso como consuelo de saber que

Con su incomparable talento para apreciar los fenómenos contemporáneos y moldearlos para su beneficio, el Señor Cerdo ha advertido que el enorme descontento actual producido por la gran precariedad bajo la que millones de personas conducen sus vidas, ha podido ser canalizado por figuras mediáticas y estridentes que con insultos y promesas incendiarias alcanzan grandes posiciones de poder. En uno de esos momentos de reflexión a los que es tan

El Señor Cerdo procura con esmero balancear su apretada agenda como entrepreneur y mente creativa, sin descuidar por supuesto jamás los rubros de la socialización, la diversión y los excesos, pues una experiencia de vida óptima necesariamente debe de tomar en cuenta todos los elementos mencionados con anterioridad. Sin embargo, hasta cuando el Señor Cerdo se encuentra en Modo Diversión, procura pasar el tiempo exclusivamente en los sitios indicados, con

El Señor Cerdo siempre se ha sentido atraído por cualquier tipo de filosofía que pueda contribuir a potenciar diversas facetas de su personalidad, incorporando perlas de sabiduría en el camino hacia el perfeccionamiento de su ser en el que consiste su vida. Por eso, cuando hace poco se encontró en el bote de basura de su edificio una antigua edición de un libro con frases profundas orientales, logró dominar el

El Señor Cerdo es uno de esos seres elegidos para ser tanto un emblema de su época, como para contribuir decisivamente a marcar las tendencias de cambio. Por eso, aunque su tiempo es sumamente valioso, dedica una dosis justa a estar informado de lo que sucede a su alrededor, para lo cual ha diseñado un método de lectura rápida de titulares de noticias —zambulléndose ocasionalmente en algún artículo para empaparse

A pesar de que la app en la que el Señor Cerdo tiene planificada su esperanza de vida le indica que aún no está en la fase en la que deba incrementar la relación entre momentos atesorables y momentos productivos, el Señor Cerdo es consciente de que el tiempo no pasa en balde, y ahora que se encuentra en la adultez temprana se sabe en la flor del disfrute hedonista

Uno de los más secretos anhelos del Señor Cerdo consiste en dar cauce a sus inmensas capacidades artísticas, entre otras expresiones, mediante la publicación de un libro que capture lo más profundo de su esencia. Si bien el Señor Cerdo ha realizado exhaustivos análisis de rentabilidad, mismos que lo han conducido a concluir que la tasa de retorno por hora invertida en el proceso creativo es incluso inferior a la

El Señor Cerdo es consciente de la gran importancia que tiene la amistad para enriquecer la propia experiencia de vida, pues en las interacciones con los demás siempre es posible apropiarse de alguna idea que contribuya a añadirle valor a la propia personalidad. Al mismo tiempo, ante las exigencias implacables de la vida moderna, se vuelve cada vez más complicado destinar tiempo a actividades cuya rentabilidad es difusa, como pasar