Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
Señor Cerdo

El Señor Cerdo

El Señor Cerdo es uno de esos seres elegidos para ser tanto un emblema de su época, como para contribuir decisivamente a marcar las tendencias de cambio. Por eso, aunque su tiempo es sumamente valioso, dedica una dosis justa a estar informado de lo que sucede a su alrededor, para lo cual ha diseñado un método de lectura rápida de titulares de noticias —zambulléndose ocasionalmente en algún artículo para empaparse

A pesar de que la app en la que el Señor Cerdo tiene planificada su esperanza de vida le indica que aún no está en la fase en la que deba incrementar la relación entre momentos atesorables y momentos productivos, el Señor Cerdo es consciente de que el tiempo no pasa en balde, y ahora que se encuentra en la adultez temprana se sabe en la flor del disfrute hedonista

Uno de los más secretos anhelos del Señor Cerdo consiste en dar cauce a sus inmensas capacidades artísticas, entre otras expresiones, mediante la publicación de un libro que capture lo más profundo de su esencia. Si bien el Señor Cerdo ha realizado exhaustivos análisis de rentabilidad, mismos que lo han conducido a concluir que la tasa de retorno por hora invertida en el proceso creativo es incluso inferior a la

El Señor Cerdo es consciente de la gran importancia que tiene la amistad para enriquecer la propia experiencia de vida, pues en las interacciones con los demás siempre es posible apropiarse de alguna idea que contribuya a añadirle valor a la propia personalidad. Al mismo tiempo, ante las exigencias implacables de la vida moderna, se vuelve cada vez más complicado destinar tiempo a actividades cuya rentabilidad es difusa, como pasar

A pesar de ser uno de los galanes más cotizados de su entorno, el Señor Cerdo lleva años resistiéndose a entablar una relación de pareja duradera pues, en sentido estricto, le parece una enorme injusticia privar a todas las que no fueran la elegida de poder disfrutar al menos en alguna ocasión de sus encantos. Por lo mismo, dada la inmensa variedad de sus experiencias, el Señor Cerdo ha podido

En uno de los múltiples seminarios que el Señor Cerdo toma constantemente, como parte de su continuo proceso de perfeccionamiento personal, cada participante debía exponer al final, en una sesión de quince minutos, sus miedos más profundos expresados en el formato stream of consciousness, de modo que fueran las capas más profundas de su ser las que dieran voz a los temores. Si bien en un principio el Señor Cerdo

Como parte de su incesante inversión en sí mismo hacia el perfeccionamiento de sus habilidades, el Señor Cerdo se percató de que varias celebridades han utilizado la popularidad de los emojis para crear sus propias versiones, utilizando sus nombres como prefijos para personalizar sus propias imágenes, y con ello promocionarse entre sus millones de seguidores a través de las redes sociales. Por ello, el Señor Cerdo decidió crear sus propios

El Señor Cerdo se encuentra en estado perpetuo de alerta —algunos dirían de ansiedad— para conocer las nuevas tendencias disponibles para dar a conocer productos y servicios, destinados a crear fidelidad entre sus millones de usuarios potenciales, con el fin de crearles necesidades hasta entonces por ellos desconocidas, al punto de sentir que ya no pueden vivir sin poseer o gozar de los beneficios del producto en cuestión. En el