Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
Hipster-Swift

Instrucciones a los patrones

Al igual que el vecino de arriba, a su servidor Johnny Raudo también le ha llegado la hora de despedirse de este espacio. Un patrón nunca come patrón, así que no ahondaremos en las razones de crisis económica profunda de esta publicación, que la orillan a prescindir de dos de sus plumas más valiosas, y simplemente confiaremos en que quienes la dirigen conseguirán enderezar el rumbo para poder continuar sosteniendo

Si bien durante otras épocas históricas los patrones enfrentaron todo tipo de complicaciones ideológicas, sociales y demás, en su incesante lucha contra los empleados, por fortuna en esta época las cosas son muy diferentes, y los patrones han obtenido conquistas en prácticamente todos los frentes. En la actualidad, un aliado fundamental se encuentra en los galopantes avances tecnológicos, pues cada vez existen más y mejores dispositivos para logar extraer hasta

Todo buen patrón sabe que no hay en los hechos mejor forma de asegurarse la lealtad de los empleados que potenciando el sentimiento de deuda, es decir de culpa, hacia la empresa. Sin embargo, en esa continua lucha que los patrones deben librar en contra de sus empleados, se hace necesario buscar cada vez formas más refinadas para conseguirlo, pues por desgracia el discurso políticamente correcto en el que transcurren

Los patrones de vanguardia se encuentran en una constante búsqueda de perfeccionamiento de los métodos necesarios para exprimirle beneficios a la empresa, razón por la cual deberán estar pendientes de las prácticas empleadas por compañías que operan en sitios de mayor alcurnia. Al mismo tiempo, todo buen patrón es realista de las posibilidades con las que cuenta en su entorno particular, así que deberá adaptarse a las limitaciones de su

Todo patrón alerta a lo que sucede en su entorno habrá escuchado hasta el cansancio aquello de que la palabra crisis también significa oportunidad, pues en tiempos difíciles siempre se utiliza esto como concepto motivacional para sortear las dificultades y salir adelante. Sin embargo, tan sólo unos pocos patrones particularmente astutos han reparado en la verdadera implicación que muestra este significado alternativo del término, pues es precisamente el aspecto catastrófico

Ahora que un patrón ha obtenido acceso al cargo de hombre más poderoso del planeta, es tiempo de que conjuntamente como estirpe los patrones se despojen de las máscaras de la compasión y la corrección política, y puedan —por fin— actuar y nombrar a las cosas por sus nombres respectivos. Hasta este momento, ciertas trabas más propias de un internado de señoritas han impedido que los patrones pongan en práctica

Una de las grandes conquistas de los patrones en las últimas décadas, orquestada magistralmente desde la academia, los medios de comunicación, los organismos financieros internacionales, y por supuesto los gobiernos, ha consistido en voltear a la opinión pública en contra de cualquier intento de los empleados por organizarse para defender lo que erróneamente consideraban como sus derechos. Por fortuna, los patrones cada vez deben lidiar menos con organizaciones y más

Todo buen patrón sabe que la versatilidad es una de las claves para poder ejercer su papel de liderazgo de la manera que optimice los beneficios de la empresa. De ese modo, si bien en los últimos años ha estado en boga la estrategia de algunos patrones de muy alto perfil de presentarse al mundo con una faceta relajada, apareciendo regularmente con ropa casual para dar a entender que son