Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso

Ficción

Visita a otras personas. Antes de que despierten, amanecer, camina al lago escuchando a Bach, el primer ejercicio para clavicordio, el mismo que planea que sea tocado en su funeral algún día, lo ha tenido planeado desde que escuchara por primera vez esta música y, pensando en ello, se le escapan algunas lágrimas. El lago es azotado por el viento

Hay daños que no cubre el seguro combinado del hogar, lo sé. Las llamadas perdidas, por ejemplo, las cartas rotas, la soga de seda, la noche que hay detrás de los espejos, esta plaga de cristales en el pecho. La ablación de mi sed. Así contraje la enfermedad de los jabones. Por eso le quise, con todo el hastío. Contra la vida en vilo fui hueco en su hueco, frío

Por las noches, mientras todo el mundo duerme, mi madre yace despierta en la cama con los ojos cerrados. Cuando era niña, ella quería ser científica. Anhelaba encontrar la cura contra el cáncer, el resfriado común o la tristeza humana. Siempre tuvo excelentes calificaciones y tenía un cuaderno impecable, y además de curar a la especie humana, quería viajar al

Faltaba menos de una semana para empezar la primaria. La escuela, los niños y los juegos iban a ser todos nuevos y aunque por las noches estaba cansada, no me daba sueño hasta tarde. Me emocionaba pensar en el nuevo camino que iba a recorrer todos los días hasta la escuela, que ahora quedaba mucho más lejos, en los niños

Sexto Piso Times, noticias que de tan falsas podrían ser verdaderas «¿Qué creen, que podemos legislar sujetos a tantas devaluaciones? Por favor, seamos serios»: Ernesto Cordero En días recientes tuvimos conocimiento de la renovación de una de las hermosas tradiciones patrias, consistente en que los legisladores salientes, ante el temor de la pérdida de su hueso frente a la incertidumbre política derivada

No hacer nada, no pensar nada. Dónde habré agarrado esa idea. El gato veloz que cruza la calle no necesita ideas. «A la prisa la antecede una exigencia». Ya se detuvo, buscando algo, y sigue su carrera. Quizá piensa que lo sigo. No manosear las cosas en la cabeza o terminaré recordando si de verdad me acosté con Gabriel. Para

(Apuntes sobre Del caminar en el hielo de Werner Herzog) Para Catalina Vega Cruz   Pareciera que una de las obsesiones del progreso es eliminar las distancias. ¡El Internet está muy lento! Los aviones cada vez más rápidos, los trayectos cada vez más vilipendiados. No tiene nada de extraño, en realidad: el tiempo es oro. Son tantas las cosas que a uno se le

Recorremos un gran círculo. El odómetro agrega y la erosión va hinchándose a detalles. Damos vueltas, nada más, aunque igual en círculos es posible avanzar. No hay manera de que la carretera se delate a sí misma. Parece tan recta que podríamos ir hacia donde venimos. Cada dos o tres kilómetros hay un rastro de goma achicharrada que propone una