Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso

Poesía

Bailábamos sobre la tumba de la argumentación, chocando las copas, las cabezas, a la muerte del silogismo, jugando damas chinas, rayuela, sobre las tablas de verdad, muertos de risa por el rictus horrorizado de las conclusiones. Vagábamos como perros por un cementerio de inferencias en ruinas. Ladrándole a la luna de la inconsecuencia, mordiéndonos la cola en una doble negación, deslizándonos en calcetines por el mármol gastado de la lógica. Y

Eyvi estás ahí mirándome tranquila tu piel tersa de niña brilla a contraluz me esperas esperas la respuesta contada el grito la rebeldía la instancia incómoda la duda al menos. Hija te descubro sola en tus esfuerzos, estás ahí trabajando estudiando con tu 22 frescos como ramaje de eucalipto tu flor es derramada en los medios fotos tuyas circulan se murmura lo que pasó,el terror y la

* taumaturgia que mi boca se pronuncie al tiempo /a la vez / también en tu boca atender así a la repetición repetir así la atención hasta conjugar el instante hasta no reconocer la lengua hasta que no nos quede más que tiempo para respirar * * para cantar cada pliegue de la desmesura en la herida ajena se cura lo escrito una vez abierto el hilo roto del

Nos están desapareciendo, silenciando borrando Que si nos han precarizado, Que si nos han reducido, austerizado, minimizado Que si queremos regenerar Que si nos exotizan Que si nos apropian Pero nos están matando Que si nos están minorizando, Que si hay que hacerlo por amor al arte—pero hay amores que matan Que si nos monolingüizan Que si nos monocultivan Que si nos han pestisuicidado Pero nos están matando Que si nos quieren domesticar Que

Es martes, pienso.   He pensando tantas veces en que es martes. Seguro hasta he intentado que un martes sea martes, que suceda martes. Lo que sea que eso signifique. Que cuando me pregunten qué día es hoy, yo conteste: martes. Le he preguntado: ¿por qué eres martes, martes? ¿Qué quieres, martes? Por qué no lunes o domingo. ¿Qué te vuelve hoy y no ser después

Podemos decir que hay algo como un aspecto inapropiado de la cosa en el que todo parece converger en el instante en que miramos. Y, sin duda, al principio será muy tentador creer por un momento que la cosa ha comenzado a vivir en el instante en que la miramos. Esto es falso. Habríamos caído accidentalmente en el juego de creer que

Perros. Perros en la cabeza. Perros afuera. Perros. En la boca devoran carne. Perros. En la cabeza Giran y gritan. Perros. En la cabeza no Descansan la cabeza. Perros. Giran y perros hurgan y Perros cuidan. Perros en la cabeza comen. No hay Silencio. Perros gritan. Perros gruñen. Perros Amenazan. Gruñen. La cabeza en los hocicos. Presionan La cabeza sueltan la cabeza presionan la cabeza no sueltan La

A mi diestra Creemos todos en un Dios pero lo que ocurre no tiene nombre Estamos como ebrios frente a la noche – uno de nosotros fija demasiado tiempo su sueño y se vuelve ciego otro venda su vida herida un tercero protege la figura de cera de una muerta contra la mañana que pasa por encima de los techos en un tonel de fuego Es un nuevo día ensordecedor que excita la crueldad Un ángel caído vela a mi