Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso

Poesía

Sé una cazadora de luz. Siente tu canción hasta el fondo de tu vientre…, me decía. También conquisto cada hora y cosecho mis campos: tu rostro variable, uno tras otro — acompaño la tierra y su lección de penumbra. * * * El mar abierto está aquí, en el horizonte de un día ardiente: camino por las pendientes doradas de las seis de la tarde, envuelvo mis frases en tu calor, cada

I. el baile de los espíritus, el movimiento de los simulacros, una ola aérea, la aparición del perro, es la tramposa mecánica tras la escena o bajo la escalera la que actúa en sordina, o bien el ojo de aquel que se desplaza para ver lo que nunca está en su lugar, entre dos aguas o dos baldosas, ese animal quieto

Delfín Los griegos pensaban que los delfines habían sido hombres una vez. El delfín chino de río era una diosa. Los científicos nos dicen que si reordenamos algunos de nuestros genes nos convertiríamos en delfines. ¡Eso sí que sería progresar! Kelp Qué fácil es perderse en un bosque de kelp. Entre las grandes láminas frondosas, la luz del sol traspasa la superficie del agua; los nutrientes llevan la vida allí donde solo habría un

(Oda) Hay lenguas más allá de las palabras: Cada toque es el habla de la piel. Cada paso redacta su vestigio. Sabe el ojo el dialecto de la flor. Cada cual lee el mensaje de los sueños, que el día en la vigilia no comprende. Innúmeros los signos de animales: ave y reptil, león y perro y pez

I Ruinas, acuérdate, tierras abandonadas, polvo, refugio de los errantes, la voz se confunde con el eco, mira al hombre en la cueva, la roca es un espejo, todo está desierto, estoy esperando que las nubes viertan sus llantos, estoy esperando que las flores hablen, llamo, nadie responde, la piedra escucha mis fiebres, cuántas lunas lanzadas a los pozos, cuántos soles

Lienzo de la memoria Las aguas perturbadas de la memoria no se alisarán. Todos los días me iré de mi niñez. Regresaré sucia antes de que anochezca y me sentaré a la mesa. ¿Viste si floreció el lino? preguntará mi padre. Mi madre le ofrecerá té con descuido, molesta por algo que desconoce o desatenta con lo humano, como si se imaginara danzando entre las hermanas flores. El tiempo se mueve

Otra vez la mano sobre el papel como el vuelo del pájaro sin bandada o destino escribo porque nadie me lo pide (me gusta imaginarme que me lo pide el mar o esta hormiga tan sola en medio del mosaico). Imaginar que escribo para que exista otra colina detrás de la colina, pero escribo porque escucho en la noche los labios sepultados bajo los escombros y para que las voces de mis

Mi casa de cuervos Deja de llorar un rato que éste es el instante de conocer de entrever tratando de retener los hilos de la ilusión un poco más recogiendo los restos de la noche y el poco de polvo que queda sobre los muebles ahora desde la ciudad sin mar que es la mía imaginar un circulo sin centro en el que refugiar la palabra estando allí toda temblando sin nunca más saber qué hacer porque