Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

El Señor Cerdo | Mayo 2017

Con su incomparable talento para apreciar los fenómenos contemporáneos y moldearlos para su beneficio, el Señor Cerdo ha advertido que el enorme descontento actual producido por la gran precariedad bajo la que millones de personas conducen sus vidas, ha podido ser canalizado por figuras mediáticas y estridentes que con insultos y promesas incendiarias alcanzan grandes posiciones de poder. En uno de esos momentos de reflexión a los que es tan propenso, el Señor Cerdo se preguntó «¿Y por qué yo no?», respondiéndose casi de inmediato que posee cualquier característica necesaria para montarse en la ola del discurso del odio y llegar tan alto como se lo proponga.

Ni tardo ni perezoso, el Señor Cerdo comenzó a esbozar los lineamientos de su movimiento político, al que tentativamente ha llamado Los Cerdos al Poder, y la plataforma bajo la que piensa presentarse se basa en agrupar en torno suyo a la estirpe a la que el Señor Cerdo pertenece, para dejar de una vez por todas de sentir cualquier vestigio de culpa por ser la vanguardia de la especie en todos los sentidos, y, por el contrario, afirmar abiertamente su derecho a ocupar las posiciones de mayor privilegio, a partir de un proceso de selección natural. Entre las medidas específicas que el Señor Cerdo piensa proponer como uno de los ejes de su movimiento se cuenta el derecho de la estirpe de emprendedores creativos a la que él pertenece a no ofrecer más a la sociedad el fruto de sus talentos, si acaso no se les reconoce su estatuto superior. Consciente de que al mismo tiempo necesita apelar a las masas para conseguir los votos correspondientes que le permitan poner en práctica su plataforma, el Señor Cerdo piensa apelar a las capas inferiores a través de hacerles saber que si les va mal es precisamente porque tienen lo que se merecen, con la intención de que al cobrar conciencia de su mediocridad se puedan motivar lo suficiente como para unirse al movimiento Los Cerdos al Poder, y dejen de culpar a fuerzas oscuras de su infortunio, para de una vez por todas tomar las riendas de su vida y atreverse a intentar ser cada día otro poco más como el Señor Cerdo y los suyos.

Para no dejar ningún cabo suelto, a la par del movimiento político el Señor Cerdo planea realizar una exhaustiva estrategia de merchandising, para conseguir monetizar las pasiones que su revolución desde arriba aglutinará en torno a su persona. Así, además de gorras rojas con la leyenda Los Cerdos al Poder realizará camisetas, pines, tazas y dispositivos USB, con lo cual no sólo obtendrá considerables ganancias, sino que insertará su mensaje y su ser en miles de hogares que adquieran sus productos. Con esta nueva maniobra el Señor Cerdo continuará insertándose como una leyenda destinada a pasar a la historia como lo más representativo de estos tiempos que corren.

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*