Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Estudia Josefina Vázquez Mota cómo sacar partido nuevamente a una estrepitosa derrota

SEXTO PISO TIMES
Noticias que de tan falsas… podrían ser verdaderas

Ahora que se ha consumado una nueva y estrepitosa derrota electoral para Josefina Vázquez Mota, diversos analistas se han preguntado sobre su futuro, y muy en particular, sobre cómo piensa en esta ocasión rentabilizar su derrota, como hizo con la fundación Juntos Podemos, que como todo el mundo sabe recibió más de mil millones de pesos del actual gobierno federal, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Según fuentes cercanas a la ex candidata perdedora, ella misma ha expresado en privado su reticencia a continuar recibiendo dinero público como recompensa por su participación electoral, pues como a lo largo y ancho del país campa la cultura del sospechosismo, ya no quiere verse involucrada en nuevos escándalos potenciales.

A raíz de lo anterior, al parecer ha tomado la decisión de volver a empuñar la pluma para escribir un libro, como ya hiciera anteriormente con el memorable Dios mío, hazme viuda por favor, obra magistral donde, en sus propias palabras, hace «una invitación a la mujer para que cobre conciencia de su voluntad e inteligencia y se atreva a ser viuda del miedo a elegir, del temor a desarrollar sus talentos y potencialidades, de asumir su libertad y responsabilidad». La idea, siempre según fuentes cercanas a Vázquez Mota, es extender esa antigua idea y aplicarla en esta ocasión a sus dos experiencias electorales, donde el misterioso creador decidió hacerla viuda de la victoria, para dejarle muy en claro que en su plan maestro no se incluía el hecho de que fuera ni presidenta de la república, ni gobernadora del Estado de México.

Decidida a no volver a desafiar a Dios en busca de ningún tipo de victoria, al parecer Vázquez Mota ha tomado la inflexible decisión de ahora dedicarse a explotar su innata capacidad para obtener una aplastante derrota, plasmando sus experiencias y sabiduría adquirida en un libro de título tentativo: Pero a perder sí que no me gana nadie. Lecciones y consejos para regodearse en las mieles del fracaso. Sin embargo, a pesar del aparente tono pesimista del volumen, quienes han tenido la fortuna de leer el borrador comentaron en exclusiva a Sexto Piso Times que se trata de todo lo contrario, y que la autora desea conectar con todos aquellos que se sienten excluidos de la sociedad, en particular los jóvenes sin oportunidades, para mostrarles la muy particular felicidad que se experimenta cuando uno constata no ser bueno absolutamente para nada, cuestión que al parecer en uno de los capítulos equipara incluso con la iluminación budista, por considerar que se trata simplemente de una forma distinta de alcanzar el desapego, aunque en este caso el desapego (o la viudez, para conectarlo con su obra anterior) se refiera a la posibilidad de encontrar cualidades en uno mismo.

Al parecer, Vázquez Mota se encuentra decidida a tomar prestada la estrategia de una de sus némesis máximas, Andrés Manuel López Obrador, y planea presentar su nuevo libro en cada uno de los 3000 municipios del país. El objetivo es convertir al credo de la derrota a millones de miembros de grupos desafectados, como los emos, ninis, nerds y aficionados al Cruz Azul, para constituir un numeroso grupo de seguidores incondicionales, por si acaso, en una suprema paradoja sólo digna de un ser supremo, Dios decidiera en un futuro hacerla viuda de su temor al propio Dios, y con ello Vázquez Mota se sintiera con la audacia suficiente para volver a contender por la silla presidencial, por ejemplo en el 2024, para probar por tercera vez si acaso dentro de los insondables designios del creador hubiera algún resquicio para que alguna vez probara, así fuera de manera efímera, la victoria, o si debiera en cambio abocarse definitivamente a hacer proselitismo vitalicio en pro de las inconfundibles mieles de la derrota.

Post Tags
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*