Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Gobernará Donald Trump a través de un reality show permanente

SEXTO PISO TIMES

Noticias que de tan falsas… podrían ser verdaderas

Suenan Paris Hilton, Hulk Hogan y Mel Gibson como posibles conductores.

Fuentes anónimas confirmaron a Sexto Piso Times que el primer gran sorprendido por su victoria en las recientes elecciones de Estados Unidos fue el propio Donald Trump, y de ahí que se tardara unos momentos en bajar a hablar con sus seguidores, pues tuvo que tomarse un tiempo prudente para procesar la situación y modificar su estrategia. En primer lugar, debió reformular las palabras que pronunciaría, pues ya tenía preparado un discurso donde acusaba fraude electoral, así como una conspiración en su contra que incluía a Barack Obama, por supuesto a Hillary Clinton, y hasta al Estado Islámico, Fidel Castro, Diego Armando Maradona y la madre Teresa de Calcuta. Posteriormente, requirió unos instantes a solas para procesar el hecho de que en efecto sería presidente, con lo cual debía abandonar sus planes de fundar una cadena televisiva llamada Trump tv, así como poder volver a protagonizar sus adorados reality shows, mismos que le aseguraban ser permanentemente el centro de atención de millones de televidentes. Sin embargo, el magnate inmobiliario tuvo una revelación que le permitirá conjugar su afán de continuar siendo una celebridad con su anhelo de ejercer el poder con enorme sadismo, y fue en ese momento cuando consiguió salir del marasmo y bajar radiante a dirigirse a la nación: durante su periodo presidencial transmitirá las 24 horas del día en tres canales de televisión por cable distintos absolutamente todos los instantes de su vida, convirtiéndola de este modo en el reality show de mayor audiencia de todos los tiempos: The Terrific President Donald Trump.

Cuentan allegados que la maniobra está destinada a reportarle beneficios al presidente Trump por distintas vertientes. La más evidente es que ya se encuentra en negociaciones con Fox para venderle en exclusiva los derechos de transmisión de su nuevo reality, utilizando sus artes de duro negociador para conseguir que además de un pago estratosférico, promocionen en los comerciales sus resorts de lujo, sus lociones, la línea de cosméticos de su hija Ivanka, y todos los demás productos de la marca Trump. Asimismo, en consonancia con su abierto desprecio por los medios de comunicación con cierto afán de objetividad, a los que insultó constantemente a lo largo de su campaña, podrá utilizar la transmisión de su vida en directo para comunicarse sin mediadores con el pueblo americano, pudiendo encima mostrarles con hechos cómo se conduce la vida de un auténtico ganador. Por último, en línea con los principios de management con los que piensa gobernar, conseguirá un sustancial ahorro en spray y en los servicios de un estilista para peinarle su copete falso, pues incluirá estos gastos como parte de los costos de producción de su programa.

El programa incluirá un segmento especial titulado «President Trump’s Dark Side», donde se pondrán en práctica a través de distintos artificios las medidas vinculadas con los aspectos más incendiarios y negativos de su campaña electoral. Entre el proyecto se cuenta una hotline para que los ciudadanos blancos y respetables de Estados Unidos puedan llamar a solicitar la expulsión de inmigrantes indocumentados, misma que será filmada por un equipo especial, para capturar todo el dramatismo de la deportación. Habrá también un «War Room» donde Trump tendrá literalmente dispuestos como si fuera un videojuego los controles para poder lanzar ataques con drones o unidades de élite para cometer asesinatos en remotas partes del mundo, por lo que la nación entera lo podrá ver chocando palmas y realizando bailes de la victoria con sus asesores cada vez que una misión sea cumplida exitosamente y ponga fin a los días de uno más de sus malvados adversarios, empeñados como siempre en acabar con las libertades implícitas en el American way of life.

Al parecer, nos revelaron las mismas fuentes, se produjo una álgida discusión entre Trump y su círculo íntimo cuando el presidente electo les confió que, ahora que sería la mayor estrella del planeta entero, podría poner en práctica su teoría de que las mujeres le permiten «hacer lo que sea», incluido «agarrarlas por la vagina», por el mero hecho de su fama, pues encima considera que a lo largo de la campaña electoral perdió muchas oportunidades para acosar sexualmente a las diversas mujeres que le provocaron deseo, pues la hipocresía y corrección política de los medios de comunicación se lo impedían. Ahora que, envalentonado por su victoria, se ha declarado dispuesto a dar rienda suelta a sus impulsos lujuriosos sin freno alguno, consiguió llegar a un acuerdo con sus asesores, consistente en que cada vez que el presidente Trump decida besar, tocarle la vagina o forzar a una mujer a tener un intercambio sexual con él sin su consentimiento, las cámaras de The Terrific President Donald Trump mostrarán de inmediato un efecto borroso, acompañado por la música de una banda del género Nazi Punk, los legendarios Blue Eyed Devils, quienes gustosos han cedido los derechos de reproducción de su canción «Hate Filled Mind» para que sea utilizada mientras el presidente Trump sacia su apetito sexual en vivo y en directo frente a toda la nación.

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*