Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Ignominia | mayo 2016

Para comprender su visión del mundo, no hace falta ver más allá que la fundación donde Hillary Clinton trabaja, misma que lleva el nombre de su familia. Su misión puede resumirse de la siguiente manera: existe tanta riqueza privada desperdigada por nuestro planeta, que cualquier problema en la tierra puede resolverse convenciendo a los súper ricos de que hagan lo correcto con el cambio que les sobra. Naturalmente, las personas indicadas para convencerlos de hacer estos nobles actos son los Clinton, con la ayuda de un séquito de celebridades de primera.

Naomi Klein, «Se nos acaba el tiempo con el cambio climático. Y Hillary Clinton contribuyó a que lleguemos a este punto». Artículo publicado en The Guardian, 8 de abril de 2016.

Si yo fuera una tenista, todas las noches rezaría de rodillas para agradecerle a Dios que Roger Federer y Rafa Nadal hayan nacido, porque ellos han cargado en sus hombros con el deporte. Así ha sido.

Raymond Moore, presidente ejecutivo del prestigioso torneo de tenis de Indian Wells, que finalmente debió renunciar a su cargo luego de la furia ocasionada por su declaración.

Nosotras podemos identificar a mujeres que han trascendido a su tiempo y espacio desde diversos ámbitos: a mí me pidieron que hablara de poder, tema difícil, ya que tuve que investigar mucho, pero me encontré que la revista Time puso a la Virgen María como la mujer más influyente de los últimos dos mil años.

Liliana Melo de Sada, promotora cultural, durante su intervención en el evento organizado por la revista Quién para festejar la sexta edición de su número especial, titulado «Las 31 mujeres que amamos».

Fue puro cotorreo.

Jorge Francisco Pereda Ceballos, uno de los «Porkys» (como se conoce a los hijos de funcionarios del estado de Veracruz) que fue grabado mientras violaba a la adolescente Daphne Fernández, refiriéndose a lo sucedido. Mientras tanto, los otros lo grababan para enviarlo a sus amigos y subirlo a redes sociales y páginas de internet de pornografía.

La meta de prohibir el consumo, posesión, producción y tráfico de drogas ilegales es la base de nuestras legislaciones antidrogas nacionales, pero estas políticas se basan sobre ideas de consumo y dependencia de drogas que no tienen sustento científico (…) La «guerra contra las drogas» global ha causado daños a la salud pública, a los derechos humanos y al desarrollo. Es hora de que repensemos el enfoque de las políticas sobre las drogas, y de que coloquemos la evidencia científica y la salud pública en el centro de la discusión.

Dr. Chris Beyrer, miembro de una comisión de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, comentando sus hallazgos de un estudio sobre la guerra contra las drogas.

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*