Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Ignominia | octubre 2017

Es increíble la manera en la que se está golpeando a la familia hoy en películas, en televisión, en periódicos, y la verdad es que es a veces un bombardeo. Tú pasas por el Periférico de México, y ves anuncios espectaculares de dos hombres apareándose. ¿Qué tiene que ver tu hijo a dos güeyes ahí, echando pasión? Hay perro y perra, no hay perrín. Hay toro y vaca, no hay torete. Hay tonina y hay tiburón, no hay tiburcio. Esa ideología de género, es en la que no tenemos que creer como en una certeza. La certeza es muy básica: ustedes son hombres, ustedes son mujeres. No se dejen guiar por modas. Hay que respetar los valores elementales. Los valores fundamentales. La naturaleza humana. No estar creyendo y jugándole a hacer al refri y a jugar a echarse chetos y helado. ¿Cada quién lo quiere hacer? Sí, pero no querer concientizar a los demás de que el tema es distinto a como es la verdadera, única y real naturaleza humana.

Esteban Arce, en su intervención durante el Congreso Universitario Coparmex, llevado a cabo en San Luis Potosí, donde impartió la conferencia «Valores, familia y libertad de expresión».

Ahora tenemos a negros y blancos peleando, rojos y amarillos peleando, demócratas y republicanos peleando, hombres y mujeres peleando. ¿Qué va a unirnos? ¿Qué va a volver a acercarnos? ¿Un presidente? ¿Un Congreso? No. Tendrá que ser Dios.

Roy Moore, candidato republicano al Senado de los Estados Unidos, que recién ganó la primaria de su partido para competir en Alabama por un escaño en la próxima elección legislativa.

Incluso en México las revoluciones han resultado mortíferas y al final incapaces de construir un mejor país. La Guerra de Independencia produjo entre 250 mil y 500 mil muertes, pero además ocasionó una recesión económica que duró medio siglo. La Revolución Mexicana mató a un millón por guerra y enfermedad, retrasó por lo menos una década el desarrollo del país y se saldó con el surgimiento de un régimen de partido único que retrasó durante décadas la adopción de la democracia.

Sergio Sarmiento, en un fragmento de su columna «Demoler el gobierno», publicada el pasado 26 de septiembre en Reforma, donde al parecer lamenta que se haya producido tanto la Guerra de Independencia como la Revolución Mexicana, con lo cual seguramente preferiría que continuáramos viviendo o bajo un régimen colonial, o bajo el régimen porfirista.

Aquí estoy. Muy despeinada, muy mal arreglada, muy fea, y no me importa nada, lo que me importa ahorita es ayudar a la gente. Y yo sé que ustedes quieren que cante, yo sé que ustedes me quieren ver haciendo conciertos y estando cerca de ustedes, pero de verdad eso ahorita, no importa.

Anahí, esposa del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, en un video grabado y hecho público por ella misma, donde detalla el nivel de sacrificio que estuvo dispuesta a alcanzar con tal de ayudar a los damnificados chiapanecos por el sismo del pasado 7 de septiembre.

Post Tags
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*