Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Los peores discos de 2017

  1. UTOPIA – BJÖRK

portada bjork

Existió un tiempo en que la islandesa despertaba pasiones, en la actualidad lo único que inspira es güeva. Su música es un somnífero efectivísimo. Y que la producción de Arca, lo único que garantizó fue más pan con lo mismo: vocecitas aterciopeladas y dulces arpas.   Una palabra describe a la perfección este trabajo: autoplagio. A fuerza de repetirse, Björk ha sacado el peor disco de su carrera, y vaya que la vara estaba demasiado alta. Parece que el álbum es sólo un pretexto para salir en la portada con una máscara distinta. Lo hizo por primera vez en Medúlla, en 2004, y quiere que diez años después le sigamos aplaudiendo el truco. Esta mujer debería aprenderle algo a Bowie.

 

  1. SONGS OF EXPERIENCE – U2

portada u2

Hay que reconocerle algo a los irlandeses: su capacidad para superarse y cada vez hundirse más en la mierda. Si bien su placa anterior, Songs of Innocence tenía una buena canción, “This is Where you can Reach me Now”, un indicativo de que podían enderezar el rumbo, volvieron a despeñarse. El problema con U2 es que es una banda que no tiene músicos. Metallica es una mierda de banda, pero tiene a James Hetfield y Robert Trujillo, que el día que se decidan y manden a la chingada a Lars y al otro (ni puedo recordar su nombre), van a hacer algo bueno. Pero U2 no tiene posibilidad de futuro. El día que se separen se los va a cargar el payaso. Y de su última gira, ni hablar. Despertó puras penas y ni una sola gloria. Cuando tu disco estrella no lleva a la gente a tus conciertos, ya valiste madre.

  1. MODERN BURDENS – TRACY BONHAM

portada tracy bonham

Quién sería el genio que le aconsejó a Tracy Bonham que era buena idea relanzar la única canción con la que sonó en la radio durante los 90’s: “Mother Mother”, y en formato acústico y en clave de blues. Pocas acciones tan desesperadas como ésta en el mundo de la música. Hemos visto regresos espectaculares de músicos que después de estar en la lona han vuelto a crear obras de enorme calidad. Pero son músicos con un enorme talento. Tracy Bonham tiene una buena voz, pero no es una compositora notable y tampoco una guitarrista con dote. Pero bueno, la fe es inmanejable. Pinche 2017 fue el diablo.

 

  1. TRIPLICATE – BOB DYLAN

portada bob dylan

Los humanos cometemos los peores errores del planeta. A veces, queremos aprender del pasado, pero es inútil. Cuando Dylan sacó los discos de su etapa cristiana, la crítica lo hizo mierda. Veinte años después rectificó, que siempre no eran malos, eran geniales. En 2016 Dylan sacó Shadows in the Night, versiones de clásicos standars de jazz con el sonido de su horrible disco de navidad. Y por temor a volver a cometer una injusticia como la de su etapa cristiana, la crítica lo recibió con entusiasmo. Bob se la creyó y sacó un segundo disco en la misma línea. Fallen Angels. Y como el aplauso continuó, Dylan se vengó este año recetándonos un disco triple del mismo concepto. Es una triple patada en los güevos. Pero algo le tengo que reconocer, como no soporto a Bjork, es una gran solución para las noches de insomnio. Entonces no sé si abrir una petición en change.org para que deje de sacar este tipo de esperpentos o prepararme un té con licor de damiana y dejar que me arrulle hasta el quinto sueño.

 

  1. AMERICAN DREAM – LCD SOUNDSYSTEM

portada lcd

Escuché tres canciones del álbum por primera vez en vivo en un concierto en Monterrey. Mi cerebro comenzó a babear. Pero fue un efecto que produjo el hecho de que en vivo LCD Soundsystem son una de las mejores bandas que me ha tocado presenciar. Pero cuando salió el disco casi vomito. A la morsa Murphy se le acabó el talento. American Dream no le llega ni a los talones a cualquiera de sus discos anteriores. Desconcierta ampliamente que la crítica lo haya incluido en todas las listas de lo mejor de este año. O sea, no porque en el pasado nos hicieron volar vamos a bajarnos los calzones. Mejor no hubieran sacado nada nuevo y se hubieran dedicado a lo que hacen mejor que nadie: jammear.

 

  1. EVERYTHING NOW – ARCADE FIRE

portada arcade fire

Cuando salió el disco quise engañarme a mí mismo. Me dije, es que están buscando un sonido nuevo, no se quieren estancar. Y, claro, me aferré a las cuatro o cinco excelentes canciones que el disco contiene. Pero conforme lo escuché en repetidas ocasiones acepté la realidad. Creativamente Arcade Fire está agotado. Y eso se aprecia en el álbum de manera flagrante, aunque nos lo quieran disfrazar de suite. Con “Everything Now”, la canción, abriendo y cerrando el álbum. Eso ya lo habían hecho en The Suburbs. Repito, el disco contiene cuatro o cinco canciones enormes, buenísimas. Este habría sido un magnifico EP. No había necesidad de sacar un disco completo. Para qué defraudar.

 

  1. SÉPTIMO DÍA – SODA STEREO

portada soda stereo

La portada miente. No se trata de un disco de Soda Stereo. Es el soundtrack de esa mamarrachada de espectáculo del circo du Soleil “inspirada”, más bien hecho agüevo, en las canciones de Cerati. Cómo se les ocurrió a Zeta y a Charly faltarle al respeto así al espíritu de Gustavo. No bien acaba la primera canción de este exabrupto te dan ganas de comprarte un boleto y volar a Argentina para darles de patadas. Y no lo digo porque la música de Soda no pueda mezclarse, si Gustavo era un genio haciendo eso. Y ya existe un trabajo al respecto. Esto es la millenialización de la banda, la afresación de su música. Más que Soda ahora lo que son es Soya. Soya Stereo, por todas las calorías que le quitaron al arte de Gustavo.

 

  1. I SEE YOU – THE XX

portada the xx

¿Recuerdan el movimiento dizque moderno de The XX de presentar I See You en Facebook? Que la conexión se caía a cada rato e hizo imposible el concierto. Desde ahí ya olía a podrido en Dinamarca. Luego cuando el disco comenzó a circular lo primero que ocurrió fue que los seguidores de la banda nos sentimos sumamente desconcertados. Y no por lo que dijo por ahí un listillo, de que la banda sonaba feliz y por eso nos cagaba, porque así como le ocurrió a Arcade Fire, The XX creativamente también se agotó. El corrido sólo les duró dos discos. Sí, había que hacer algo distinto, pero congruente. En lugar de eso decidieron que sería muy cool usar en la portada otra vez el par de XX, pero esta vez plateadas. Se pusieron futuristas, pero el disco es chafísima. Sin chiste.

 

  1. HARMONY OF DIFFERENCE – KAMASI WASHINGTON

portada kamasi washington

Desde su debut Kamasi dejó claro el tamaño de su pretenciosidad. Un álbum triple. Aquí hay un músico que trabaja, piensas al ver un primer disco con tantas piezas. Pero el fiasco era monumental al escucharlo. Puro onanismo musical. Si vas a entrar al mundo del free jazz, no olvides que Coltrane ya escribió las tablas sangradas. Pero la millenializa no tardó en aplaudirlo. Cómo ellos iban a ser la primera generación sin jazz. Pero lo que no entienden es que el jazz está muerto. Y para muestra Harmony of Difference. En este género no se trata sólo de tener la habilidad musical, tienes que tener algo que decir. Y lo único que dice Kamasi es que es un académico del jazz. Y para academias, mejor aquella que creó a Erasmo Catarino.

 

  1. SLEEP WELL BEAST – THE NATIONAL

portada the national

The National simple y sencillamente no ha conseguido superar High Violet. De 2010 a la fecha sólo han hecho atole champurrado. Si Trouble Will Find Me me parecía el soundtrack ideal para un hípster que no cree en el amor de compras por Zara, con Sleep Well Beast han llegado más lejos. Busque usted en Netflix cualquier serie sobre godínez del amor, Velvet por ejemplo, y encontrará las motivaciones de la banda de Cincinnati. No porque en sus conciertos Matt Berninger se baje del escenario y se interne entre el público podemos hacernos de la vista gorda, Sleep Well Beast se pasa de lacrimógeno. Han desbancado a Radiohead como la banda más depre del último lustro. No hay canción en Sleep Well Beast que escuches y no te haga considerar el suicidio. Y si al menos fueran buenas rolas. Son refritos de sus refritos de sus refritos. Los mejores años de esta banda ya quedaron atrás. Las alturas alcanzadas con The Boxer o Alligator no van a volver.

Carlos Velazquez posa para una foto en la 28 Feria Internacional del Libro Guadalajara, Guadalajara, Mexico, Viernes 5 de Diciembre , 2014. ( © FIL/Bernardo De Niz)

Carlos Velazquez posa para una foto en la 28 Feria Internacional del Libro Guadalajara, Guadalajara, Mexico, Viernes 5 de Diciembre , 2014. ( © FIL/Bernardo De Niz)

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*