Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Los que regresan (fragmentos) | Javier Peñalosa M.

Uno cargaba un puñado de monedas. Uno más llevaba
colgando en el pecho un nombre. Otro, iba arrastrando
un cajón de madera sobre la grava. Yo quería andar sin
doblarme, sostener mi propio peso en una vertical.
Queríamos resguardar nuestra procedencia.
Llevábamos una piedra en el zapato, granos para las
aves, lo más preciado que reunimos bajo la bóveda.

* * *

Eran los días de las Grandes Obras y llamaban
construcción a la cavidad.
Allá, un grupo de hombres trabajaba en las ruinas del
próximo siglo.
Golpe a golpe, con puntas de acero, partían y
pulverizaban las rocas. Eso fue lo que escuchamos. Que
tenían las uñas negras de excavar.
Y otro aseguró que un pozo es el molde de nuestros días
todavía sin romper.

* * *

Porque éramos más de uno, porque habíamos apretado
el paso para no alejarnos de los demás, porque también
estábamos buscando, nos reunimos.
Éramos del norte y del sur, de la parte baja de la cuenca,
del oriente y del poniente, de puntos cardinales
invisibles en los mapas. Porque todos, de alguna
manera, veníamos del horizonte, nos reunimos.

* * *

En la madrugada una línea de luz apareció a lo lejos.
No fue la primera, mas era distinta para nosotros esta
luz; igual que en los viejos libros, separó lo que estaba
unido en la oscuridad y nos fue aclarando las formas. Se
separó arriba de abajo.
Y no vimos el agua, pero algo revoloteó en la superficie.
Arriba la gran bóveda y nosotros abajo.
Arriba el reverso del agua y nosotros abajo.

Fragmentos del libro Los que regresan (Antílope, 2016)

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*