Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Señor Cerdo | Octubre 2016

A pesar de ser uno de los galanes más cotizados de su entorno, el Señor Cerdo lleva años resistiéndose a entablar una relación de pareja duradera pues, en sentido estricto, le parece una enorme injusticia privar a todas las que no fueran la elegida de poder disfrutar al menos en alguna ocasión de sus encantos. Por lo mismo, dada la inmensa variedad de sus experiencias, el Señor Cerdo ha podido realizar una base de datos que contiene las características, gustos, caprichos, aversiones y demás elementos de las féminas que han tenido la oportunidad de departir con él, gracias a lo cual ha perfeccionado cada vez más sus métodos de conquista, obteniendo un puntaje cada vez más alto en las encuestas de satisfacción que les solicita rellenen a las afortunadas una vez ha concluido su fugaz amorío.

Sin embargo, en algún momento el Señor Cerdo se dio cuenta de que era igualmente injusto no concederle a alguna chica en específico la oportunidad de amarrarlo, así fuera temporalmente, pues por simple congruencia con la apertura con la que encara las distintas experiencias que le ofrece la vida, razonó, debía estar también dispuesto a que lo imprevisible se manifestara mediante el apego a una sola persona. Dado lo anterior, el Señor Cerdo puso manos a la obra y elaboró un dating profile en donde detallaba lo mínimo que esperaría de una contraparte digna de llamarse su novia, al tiempo que enlistaba unas cuantas de sus muchísimas virtudes, para que el ejercicio pudiera funcionar plenamente como un filtro que sólo permitiera que la créme de la créme pudiera siquiera soñar con convertirse en la Señora de Señor Cerdo. Entre las exigencias mínimas, el Señor Cerdo estipuló con claridad ciertos rasgos físicos indispensables (que no revelará en este espacio para no desanimar a sus miles de fans), así como el nivel de estudios y socioeconómico óptimos, aunado a una trivia donde las candidatas deben demostrar conocimientos mínimos de las series de televisión y documentales en boga, al igual que de las principales noticias, novedades tecnológicas y tendencias del momento, pues el Señor Cerdo no desea perder su tiempo debiendo instruir a su compañera en lo necesario para poderse relacionar con él al mismo nivel.

Como era de esperarse, hasta el momento el Señor Cerdo no ha recibido ninguna solicitud ni en sus redes sociales ni en el apartado postal que estipuló para dichos fines pues, naturalmente, no abundan las mujeres con las características por él necesitadas. Si la sequía continúa, el Señor Cerdo se planteará seriamente relajar un tanto sus requerimientos, para evitar incurrir en la ironía de ser víctima de sus propias capacidades y talentos. Además, siendo la criatura compasiva que es, está dispuesto a pasar por alto los tradicionales estándares de belleza que siempre ha exigido, para expandir sus horizontes y demostrarse que, en última instancia, el auténtico placer disponible en su vida se encuentra dado por ser el Señor Cerdo, de manera que todo lo demás es un simple accesorio, un vehículo, para que despliegue en su debida dimensión la plenitud de sus bondades.

Fotografía de sarahcstanley en @Flickr

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*