Publicación mensual gratuita de Editorial Sexto Piso
 

Un sueño de Europa | Marc Augé

En el momento en el que sólo se habla del Parlamento Europeo para denunciar los empleos ficticios del que es fuente y posibilidad, en el momento en el que se produce el Brexit y las negociaciones que implica, ¿qué decir sobre Europa?

¿Soñar con Europa como si fuera una mujer atrayente y desconcertante, de la que un dios podría enamorarse, como de un imperio creado y defendido a capa y espada por Carlomagno contra los sajones al este y contra los árabes al oeste, o como una ficción imaginada por otro Carlos, del Atlántico a los Urales, mientras se ignoran los balbuceos de la pequeña Europa política con dificultades para levantar los andamios de su construcción?

¿Soñar con una Europa nacida de la Revolución Francesa, una Europa de naciones, o como si fuese incluso un asunto de familia concebido en Francia por Napoleón, desde el Reino de Holanda al de España y al de Italia, pasando por Westfalia y Nápoles, como un sistema continental que ignora de manera agresiva a Inglaterra?

¿O bien retomarla de una manera más elevada, alejar los tambores de guerra y soñar con la Europa de la Ilustración, esa que incluye a Inglaterra y que, de Berlín a San Petersburgo, denuncia los despotismos?

Soñar con una Europa desde el África de ayer, en la que la negritud es proclamada en francés, o desde la de anteayer, en la que los aliados de la víspera entran en guerra, de Mers el-Kebir a Madagascar, antes de unirse de nuevo contra la Alemania nazi, sin tomar en gran consideración a los espectadores colonizados más que para masacrar a unos millones en Madagascar, un tiempo más tarde.

Soñar con Europa y con Francia en Vietnam, en la que el general Giap, profesor de historia y perfectamente francoparlante, se inspira de Bonaparte para tomar desprevenidos a los franceses, y donde se conservan todavía, una por una, las recetas de vino y de coñac.

Soñar con Europa en Argentina, en donde después de la llegada de algunos refugiados un poco especiales de Europa tras la Segunda Guerra Mundial, sólo se juraba por Italia, por Francia y por Europa en general. Soñar Europa en Buenos Aires en busca de antigüedades.

Soñar con la Europa que se encuentra un poco por todos lados en América Latina en donde los soñadores son tan numerosos que nos encontramos a menudo tentados a tomarlos al pie de la letra. Soñar con Europa en la misma Europa, con el recuerdo de la ocupación nazi que se extendía por toda ella. Pensar, un poco soñador, en la división Oeste/Este que opuso a dos mitades, como sucedió en otros continentes la división Norte/Sur. Decirse que desde el muro del Atlántico y desde el muro de Berlín se han realizado bastantes progresos.

Soñar con una Europa fuera de sus muros que intentaría parecerse a la imagen que otros tienen de ella, que reivindicaría el modelo político sin equivalentes que ella representa, mientras se esfuerza por mejorarlo, y que se apoyaría sobre los errores del pasado para pensar el futuro.

Una Europa que pensaría menos en ampliarse y extenderse que en ser ejemplar y que, tomando consciencia de la seducción que ejerce, se esforzaría por ampliarse sólo cuando sea merecida esa ampliación.

Soñar con una Europa que consiguió colonizar dos continentes —América y Australia— y de la que cuatro de sus lenguas (el inglés, el español, el francés y el portugués) se hablan en el mundo entero. Con una Europa que se encuentra tanto en el origen de los males que afectan al planeta y que, en último término, amenazan la existencia, como con aquella capaz de dar los remedios para superarlos.

Europa es una idea antes de ser una realidad. Su diversidad es su desventaja, así como su gran virtud. La idea de una Europa unida debe animar sus debates internos, dar sentido a su visión de futuro e influenciar su política exterior.

Si consigue su unidad interna, tomará consciencia del hecho de que el mundo actual no es nada sin ella porque, para lo mejor y para lo peor, ella fue y sigue siendo la inspiración.

Traducción de Hero Suárez

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

*